Museo Marítimo Nacional reafirma su compromiso con la historia en su 103° aniversario

 

A 30 años de la reinauguración del –entonces- Museo Naval y Marítimo de Valparaíso en las actuales dependencias, su dotación renueva los votos hacia el resguardo y la difusión del patrimonio para las actuales y futuras generaciones.

 

El Museo Marítimo Nacional (MMN) conmemoró su centésimo tercer aniversario, en una ceremonia interna que tuvo lugar, durante la mañana del miércoles 23 de mayo, en el Patio del Ancla, instancia en la que se destacaron los principales hitos de su historia y a los integrantes de su dotación que gracias a su trabajo y compromiso han permitido convertir a este centro histórico en un referente dentro del ámbito, siendo el primer museo de carácter nacional en regiones.

En la actividad, que fue presidida por el Director del MMN, Capitán de Navío Rodrigo Solar Infante, se quiso hacer un reconocimiento a su importante labor, distinguiendo en esta oportunidad, al Capitán de Fragata OM Sergio Valderrama Velásquez, quien se desempeñó como Jefe Militar y Director Interino del museo; a Víctor Reyes, que cumple funciones de seguridad y mantención desde el año 2016 y fue reconocido como el trabajador a trato destacado durante 2017; y a Hugo Abarca, por sus 35 años al servicio a la conservación del patrimonio histórico de este Centro Histórico, trayectoria en la que le correspondió su traslado desde el Castillo Wulff a su actual ubicación, en 1988, hace ya 30 años.

Durante la ceremonia, el Colegio Alemán de Santiago, representado por su rector, Markus Stobrawe, se realizó la entrega oficial al MMN del óleo titulado “Rumbo al Abrazo del Estrecho”, del pintor Álvaro Casanova Zenteno, para ser incorporado a la muestra de este establecimiento cultural. Cabe señalar, que la obra fue donada, inicialmente, por la señora Matilde Schacht al Museo del colegio Alemán de Santiago.

Al término de la celebración, la señora Matilde Schacht hizo entrega de una valiosa donación al museo, consistente en una carta original escrita de puño y letra por Carmela Carvajal de Prat. La misiva fechada en Viña del Mar, 25 de enero de 1930, corresponde a una comunicación en la que Carmela le comunica a su amiga Matilde Von Maltzahn la visita repentina de su hijo Arturo y lo muy bien guardadas que estarán sus cosas durante su estadía.

Matilde Schacht es nieta de Matilde Von Maltzahn, destinataria de la carta, quien heredó esta misiva y la guardó por años como un tesoro familiar y que, en esta oportunidad, motivada por las conmemoraciones del 21 de mayo, según sus palabras, decidió entregar al MMN para que sea conservada en el Archivo Histórico de la Armada.